Ahuenco quiere decir “agua que corre, que fluye o escurre” en mapudungún. Es el nombre de una playa de la costa occidental de Chiloé, donde se encuentra el Parque Ahuenco, iniciativa de conservación del medio ambiente, cuya finalidad es proteger un pedazo de tierra único, de gran valor ecológico, cubierto de bosques nativos, junto a playas vírgenes y contiguo al Parque Nacional Chiloé. El Parque se creó en 1994 y es una de las primeras iniciativas de conservación privada que se estableció en Chile.

El fin de esta iniciativa de conservación privada es proteger las 800 hectáreas que hoy conforman el Parque. Sin embargo, nos hemos propuesto adquirir una propiedad contigua, lo que significará tener un total de 1.200 hectáreas, que permitirán conservar un importante sitio de reproducción del Pingüino de Magallanes y de Pingüino de Humboldt. La compra del predio permitirá además anexar el Parque Ahuenco con el Parque Nacional Chiloé, estableciendo una sola superficie de bosque nativo protegido.