Tenemos una nueva familia de socios: Sebastián Domínguez, Isabel Romero y su tropa. Sebastián e Isabel son grandes amigos de Paula Troncoso y Cristóbal Tello, por quienes fueron invitados a Ahuenco. A continuación, su presentación personal y libre:

“Cuando Paula me contó que estaban comprando tierras en Chiloe, y empezó a describirme la zona donde estarían ubicadas, se me vino de inmediato el recuerdo de mi visita a la zona, por ahí por el año 96, cuando solo era un estudiante con muchas ganas de conocer los lugares mas recónditos de Chile y con vacaciones de solo 3 meses. Recuerdo claramente las playas rodeadas de rocas y nalcas, además de la sorpresa cuando nos topamos con la pingüinera… más de 10 años después, tengo el honor y la oportunidad de unirme a este grupo de amantes de la naturaleza y aportar, aunque sea un granito a la conservación de la flora y fauna de Chile. Debo decir, que con mi ingreso a Ahuenco, mis recuerdos de la zona se han ido intensificando y mis ganas de volver se hacen incontenibles. Espero poder rehacer mis huellas por aquellas playas, pero ahora acompañado no del montón de amigos vagos de antaño, si no mas bien de mi señora Isabel Romero, y mis hijos Belen (8), Sebastian (6), Luz (4) y José (2).

Luz, Isabel, Belén, Sebastián Jr, Sebastián Senior y José

Aprovecho de comentarles, que mi fugaz paso por Ahuenco forma parte de un contacto permanente con la naturaleza donde destacan una travesía en Kayak de Mar entre Tortel y Puerto Edén y una travesía por Campos de Hielo Sur, además de infinidad de campings en todo tipo de playas, lagos, rios y cerros de nuestro querido país. Lamentablemente, y como no solo de paseos vive el hombre, me he visto en la obligación de trabajar, por lo que durante los últimos años me he visto atrapado en oficinas de Chilectra y Entel, en ciudades como Santiago, Miami (USA) y Cambridge (en esta última realice un Master en Economía), sin contar mi paso por Servicios País en Tierra del Fuego.

Por ultimo, y como parte de mi presentación, debo contarles que por razones de tiempo mis largas caminatas por los cerros cercanos a Santiago se han convertidos en veloces trotes por los faldeos del Provincia o cicletadas camino a Farellones, derivando inevitablemente en mi participación como amateur en maratones y triatlones, sin olvidar nunca que el verdadero motivo de la vida a al aire libre no es competir, si no disfrutar de la vista, del viento, del trayecto, de los árboles florecidos en primavera, de los conejos que se cruzan, del pasto nuevo en invierno, de la cordillera nevada y de la buena compañía, en especial con una cerveza helada. Salud”.